Alpe estaba solito y asustado en un polígono, una persona de buen corazón le encontró y no pudo dejarle a su suerte, así que se lo llevó a casa y nos llamó. Es un gatito muy amoroso, se nota que ha vivido en una casa, pero por algún motivo inexplicable ya no lo querían. Alpe es cariñoso, juguetón y muy simpático, ahora necesita encontrar un hogar a su altura.