Mira y su hermanito Antón son dos galguitos que nacieron en la protectora por lo que no conocen la mala vida ni el maltrato, solo cariño y buenas personas y así queremos que sigan para siempre. Su mamá Caoba nos los trajo una noche sin que nadie sospecháramos al poco de recogerla a ella en mal estado.