Apadrinamientos

Inicio/Apadrinamientos
  • Aloha, Hono y Lulú son tres cerditos que nacieron en el santuario ya que su mama Hawai vino muy embarazada y no pudimos hacer nada. No han conocido nada malo en su vida ni lo van a conocer así que han tenido la mejor de las suertes. A disfrutar la vida!!
  • Higino es un macho cabrio que rescatamos de un peligroso incendio en el que murieron muchos animales, afortunadamente conseguimos salvar a otros cuantos. Ahora tiene muchos amigos y deseamos que viva super feliz el resto de su vida en el santuario.
  • Hidalgo es un caballo español  que vivía en una finca con mas caballos que eran usados para el mundo de la tauromaquia. Al fallecer el dueño varios caballos iban a terminar en el matadero por lo que muchos al saberlo fueron entregados a protectoras. Ahora esta muy feliz en el santuario y nosotros estamos encantados con él ya que es un caballo ejemplar.
  • Haway  y Bombay son unas cerdita muy rechonchas y simpáticas que recogimos hace algunos años sueltas por las inmediaciones de un conocido polígono donde seguramente vivirían en un patio y hubieran acabado en un plato!! se escaparían y estuvieron dando vueltas hasta que nos llegaron varios avisos. No lo dudamos y fuimos a por ellas. Pensábamos que estaba cebada pero a los pocos días parió  Haway y nos dejó tres regalitos. Hono, Lulú y Aloha, todos siguen juntos en familia y disfrutan mucho.
  • Gumersinda es una cabra super cotilla y muy confiada que rescatamos de un peligroso incendio en el que murieron muchos animales, afortunadamente conseguimos salvar a otros cuantos. Ahora tiene muchos amigos y junto a su hijo Bartolo y deseamos que viva super feliz el resto de su vida en el santuario.
  • Grecia fue rescatado hace ya algunos años de una rehala de perros de cazador ilegal que se desalojó. Aparte de los perros en mal estado también tenían allí hacinados algunos animales de granja. Para ellos fue una liberación absoluta ya que su vida cambio de manera increíble desde ese día.
  • Gosbi es una paloma muy simpática que fue rescatada por sus padrinos, la encontraron malherida en la calle, parecía haber sido atacada por algún otro animal. Después de mucha pelea, visitas al veterinario y mucho, mucho amor, aunque con secuelas, consiguió recuperarse. De momento no vuela bien, por lo no que no puede ser liberada, pero vivirá en el santu muy feliz rodeada de amigas palomas.
  • Gogol es una de las patitas más simpáticas y cariñosas de la protectora, si te ve viene enseguida, es como un perrillo. Se emparejó con otro de los patitos que tenemos y hacen una pareja estupenda. Viven en armonía absoluta y feliz en el santuario.
  • Godo es un palomita a la que su madrina encontró malherida en la calle, la recogió y la llevó al veterinario. Allí le dijeron que había recibido un perdigonazo y harían todo lo posible para salvarla. Desafortunadamente perdió una patita, pero ahora está fuerte y feliz con otras palomas en el santuario y nadie volverá a hacerle daño gracias a su rescatadora y madrina.
  • Gina es un gallina que estaba abandonada y apareció un día andando tan tranquila por la cuidad de Madrid. Fue recogida y llevada a la perrera donde paso algún tiempo y como nadie la sacaba nos avisaron para que fuéramos a por ella y viviera en el santuario. Ahora está tan feliz.
  • Gardenia y Camelia son dos cerditas hermanas que fueron rescatadas de la cañada real donde malvivían junto a muchos cerditos más. Allí los criaban sin control y luego los mataban a palos para comérselos. De echo tienen pánico y están aterrorizadas. Ojala poco a poco puedan ir disfrutando de la paz y de vivir en el santuario, porque ya tienen una vida por delante muy distinta.
  • Garbancito y Nena son una pareja de palomas que su padrino rescato cuando eran aun unos polluelos, los tuvo en casa hasta que fueron adultos y los cuido con todo su cariño. Ellas están muy agradecidas por haberles salvado la vida y ahora viven en semi libertad en el Santuario donde no tienen que preocuparse de nada.
  • Gabia estuvo varios días atrapada en una zanja en medio del campo y gracias a unos paseantes que la vieron y nos dieron aviso la pudimos rescatar, la pobre ya no tenia fuerzas ni para gritar. Ahora vive tan agusto en la protectora donde junto a sus amigos hace lo que quiere.
  • Freedom es una paloma muy buena y luchadora que su madrina rescato y curó, sin su ayuda no habría sobrevivido en la cuidad sin poder volar. Ahora vive muy agradecida y feliz en el Santuario donde no tiene que preocuparse de nada.
  • Fortuna es una paloma con mucha suerte que recogió su salvadora cuando estaba herida en la calle.  Su madrina la rescató y cuidó hasta que se recuperó y nos la entregó para que viviera feliz en el santuario con las demás. Deseamos que seas muy feliz, pequeña.
  • Esta palomita fue rescatada de la calle por su madrina. Estaba muy débil y la llevó al veterinario. Ahora está recuperada, pero por desgracia no puede ser liberada, así que vivirá en nuestro voladero, feliz y a salvo.
  • Florinda es una paloma muy simpática a la que su madrina encontró por la calle, llevaba todo el día herida y nadie le hacía caso, pero por suerte se cruzó con alguien que no pudo mirar hacia otro lado, la recogió y con todo el amor del mundo se ocupó de ella. Ahora ya está recuperada, pero por sus secuelas no puede ser liberada, así que vivirá en el voladero del santuario, feliz y rodeada de amigas.
  • Oli y su hermanita Flor son dos cerditos ibéricos que iban a sacrificar y los rescatamos para salvarlos. Ahora tienen una vida relajada y feliz en el santuario con sus compañeros.
  • Eustaquio, y su compañera Genara, son dos palomitas a las que su madrina encontró muy débiles por la calle, tuvieron la enorme suerte de dar con ella y que las recogiera. Las cuidó y mimó hasta que se recuperaron, tenían PMV. Y aunque no pueden ser liberadas vivirán muy felices y a salvo en el santuario.
  • Estepa es una cabrita muy tierna que se ha criado con nosotros desde que tenia pocos días de vida. Una compañera la recogió en la basura metida en un saco junto a varios hermanitos muertos ya los pobrecitos. Ella consiguió salir adelante y ha crecido junto a sus amigos muy feliz y así queremos que siga.
  • Ernesto es un carnero que llegó cuando solo era un bebe de pocos días, le abandonaron en plena calle en un saco. Desde luego no le tendrían para nada bueno. Por suerte para él le rescatamos y desde entonces ha vivido en paz y armonía con las demás ovejas en la protectora.
  • Eboli es la burrita más viejita que tenemos, lleva muchos años en el santuario y vive muy tranquila y feliz con sus compañeros. Fue rescatada en Madrid por las autoridades cuando se desalojó una finca donde vivan varios burros y caballos y estaban en tan malas condiciones que varios no se pudieron recuperar y murieron. Ella es una afortunada.
  • Dionisia es una cabra preciosa y muy simpática que rescatamos de un peligroso incendio en el que murieron muchos animales, afortunadamente conseguimos salvar a otros cuantos. Como ella, muchas hembras estaban en estado y ahora tiene a su precioso hijito Cuarzo que es igual que ella y con el que vivirá feliz el resto de su vida en el santuario.
  • Esta preciosa paloma fue rescatada por su madrina, estaba tirada en la calle muy débil. Sin pensarlo se hizo cargo de ella y la llevó al veterinario, donde le dijeron que Destiny tenía un virus tratable, pero que ya no podría ser liberada. Así que nos llamó y la trajo al voladero del santuario, donde vivirá feliz y rodeada de más palomas.
  • Darwin fue recogido vagabundo por otra protectora vagabundo. Se cayó a un pozo que había sin tapar en medio del campo y allí estuvo balando todo lo que pudo hasta que alguien lo oyó.  Cuando llegó era muy jovencito y estaba muy flaquito. En el santuario siempre tendrá su sitio y vive muy feliz con todos sus amigos.
  • Dadivor es un caballo impresionante que vivía en una finca con mas caballos que eran usados para el mundo de la tauromaquia. Al fallecer el dueño varios caballos iban a terminar en el matadero por lo que muchos al saberlo fueron entregados a protectoras. Ahora esta muy feliz en el santuario
  • Curri es un gallo muy especial que rescatamos de la perrera de Madrid, donde llevaba un tiempo y nadie se lo llevaba. Lo habían recogido vagando por la calle tan tranquilo. Nos lo trajimos a que viviera en la protectora- santuario para que fuera feliz y viviera junto a las gallinitas, a las que cuida y protege sin cesar. También canta sin parar y muy fuerte, haciendo saber que es el rey en su zona. Como es muy sociable con las personas nos hace muchas visitas y nos hace mucha compañía en el día a día.
  • Cubana es una yegua muy dulce y tranquila que vive en el santuario. Es muy sociable y cariñosa y siempre viene para que se le hagan mimos sin cansarse, ademas es muy respetuosa con sus compañeros y les enseña modales. Vive en total armonía y le encanta la comidita rica que te coge con mucha delicadeza.
  • Cuarzo es un cabritillo precioso que ha nacido en la protectora, rescatamos a su mama y a unos cuantos animales más de un incendio en el que murieron muchos animales y muchas de las hembras estaban preñadas por lo que al final han sido unos cuantos más. Ahora ya es feliz junto a su mamá Dionisia y necesita unos padrinos para que le vengan a visitar y le traigan comidita rica.
  • Croissant, es una paloma muy simpática que ha tenido muy mala suerte, ha perdido un ala y ya no volverá a volar. Aunque su destino podría haber sido mucho peor, pero gracias a su madrina ha podido sobrevivir y ahora podrá tener una vida tranquila y feliz en el santuario, vivirá a salvo con otras compañeras.
  • Copito fue incautado de una rehala ilegal de perros procedentes de cazador hace muchos años, donde se sacaron muchos perros en muy mal estado, vivían hacinados y dormían encima de sus excrementos. Entre todos ellos varias cabras fueron decomisadas, como no en condiciones insalubres también, muy desnutridas, no iban a ser menos. Menos mal que todo aquello quedó atrás y fue como un mal sueño.
  • Coñac es una oca macho de nuestra manada de ocas, a él lo sacamos de la perrera de Madrid donde le habían recogido vagabundo y desorientado, a saber de donde saldría pero una perrera no era lugar para él. Ahora es uno más y vive tan tranquilo y feliz.
  • Bartolo y Clementina son dos pavitos que aparecieron juntos por el campo. Una compañera recibió el aviso cuando alguien los vio tan campantes. Aun eran unos pollitos que ya poco a poco se van haciendo adultos. Imaginamos que se han escapado de algún sitio, pero la suerte esta de su parte ya que vivirán en nuestro santuario en paz toda su vida sin preocupaciones.
  • Chiquitina es una de nuestras ponys muy antigua y cariñosa. La encontramos hace muchos años cerca de un poblado atada a un árbol en un descampado y nos hicimos cargo de ella ya que sus condiciones eran de abandono. Por como estaba de mal cuidada no tuvo que tener muy buena vida. Desde entonces vive estupendamente con nosotros y junto a sus amigos. Es muy lista y tranquila y le encantan las manzanas con unos buenos mimos.
  • Chico es un cerdito muy joven que viene desde Albacete, allí fue encontrado en muy malas condiciones en estado de abandono y una protectora lo rescató. Como no tenían instalaciones adecuadas nos pidieron ayuda para que Chico se quedara aquí a vivir y así fue. Ahora es uno más de nuestra gran familia y él esta encantado.
  • Chester es un cerdito muy joven que viene desde la zona norte de Madrid, allí fue encontrado en muy malas condiciones en estado de abandono y una protectora lo rescató. Como no tenían instalaciones adecuadas nos pidieron ayuda para que Chester se quedara aquí a vivir y así fue. Ahora es uno más de nuestra gran familia y él esta encantado.
  • Chati es una cerda que vivía en un pueblo cercano donde estaba en un patio muerta de la risa, mal cuidada y nadie se preocupaba de su existencia lo más mínimo, así estuvo varios años. Finalmente su dueño que era muy mayor y fallecer nos hicimos cargo de ella. Ahora disfruta junto a sus amigos de baños diarios en su estanque, siestas metida en un buen colchón de paja y mucha tranquilidad.
  • Champan es una cabra que lleva muchos años con nosotros. Lo recogimos procedente de la incautación policial de unos feriantes que la tenían como reclamo para pedir dinero con ella por la calle. Estaba muy desnutrida y maltratada cuando llegó. Afortunadamente ya ni se acuerda de lo mal que lo pasó y vive muy tranquila y feliz.
  • Cervantes, es un palomo muy simpático que ha tenido muy mala suerte, sus padrinos lo encontraron malherido y aunque le recogieron y fue atendido rápidamente, ha perdido un ala, ya no podrá volar libre. Pero su destino podría haber sido mucho peor, gracias a sus padrinos ha podido sobrevivir y ahora podrá tener una vida tranquila y feliz en el santuario, vivirá a salvo con otras compañeras.
  • Cayetano y Tomás fueron rescatados de la calle, aunque estaban en malas condiciones su madrina apostó por ellos y con muchos cuidados, mimos y cariño fueron recuperados, pero ya no podrán vivir en libertad. Ahora están en el santuario con muchas otras palomitas y pasarán el resto de su vida felices y a salvo
  • A Carlota la recogimos muy bebe, con apenas unos días de nacida. Unas personas muy animalistas la recogieron sólita por la sierra madrileña y menos mal porque qué hubiera sido de ella allí tan indefensa. Criada a biberón ahora es una mujerona impresionante de guapa y amorosa que le encanta pedir comida,
  • Capi es una tortuga que vivio varios años en una casa, finalmente se traslado a vivir en el santuario donde vive muy feliz
  • Cañita y Piojoso fueron rescatados por su madrina, necesitaban cuidados y ella se no dudó, cuidó de ellos y les ofreció refugio y cariño. Ya están recuperados no pueden ser liberados, así que vivirán felices en el voladero del santuario con otras palomas.
  • Candy llegó muy jovencita procedente de una incautación de una finca que tenia muchos caballos en mal estado todos con desnutrición y en muy mal estado. Por suerte hubo varias denuncias y se salvaron la mayoría. Poco a poco fue confiando en las personas al ver que le dábamos cariño y cosas ricas para comer. Desde entonces vive a sus anchas.
  • Gardenia y Camelia son dos cerditas hermanas que fueron rescatadas de la cañada real donde malvivían junto a muchos cerditos más. Allí los criaban sin control y luego los mataban a palos para comérselos. De echo tienen pánico y están aterrorizadas. Ojala poco a poco puedan ir disfrutando de la paz y de vivir en el santuario, porque ya tienen una vida por delante muy distinta.
  • Bugui es un gallo que estaba en muy malas manos ya que lo usaban para peleas, les fue incautado y se quedó en una perrera de Madrid donde nos avisaron para que nos lo quedáramos y tuviera aquí una mejor vida. Ahora corre y es muy feliz con sus amigos donde hace lo que quiere sin ningún estres.
  • Buffy fue encontrada por su madrina, junto a su bebé recién nacida, en mitad del campo, con un calor abrasador. No sabemos cómo llegó hasta allí, suponemos que se puso a parir y se quedó rezagada de su rebaño. Por suerte su madrina la encontró pues no habría podido sobrevivir, ni ella, ni su pequeña. Ahora está en la seguridad y tranquilidad del santuario donde vivirá en compañía y feliz.
  • Haway  y Bombay son unas cerdita muy rechonchas y simpáticas que recogimos hace algunos años sueltas por las inmediaciones de un conocido polígono donde seguramente vivirían en un patio y hubieran acabado en un plato!! se escaparían y estuvieron dando vueltas hasta que nos llegaron varios avisos. No lo dudamos y fuimos a por ellas. Pensábamos que estaba cebada pero a los pocos días parió  Haway y nos dejó tres regalitos. Hono, Lulú y Aloha, todos siguen juntos en familia y disfrutan mucho.
  • Bertina y Jarilla son las hijas de Adelaida, las recogimos una noche fría de diciembre en medio del campo donde unos paseantes las descubrieron con apenas dos días de nacidas. Estaban refugiadas en unos matorrales y su mamá se encargó de cuidarlas muy bien. Se ve que se puso de parto y se perdió del rebaño. Estos pobres se libraron de acabar en el plato de fin de año.  Desde entonces viven tan tranquilas en el santuario.
  • Beli y su hermanito Abato fueron abandonados cuando eran muy pequeñitos en una zona de monte donde se empezaron a buscar la vida, había una urbanización cercana donde iban a darse un paseo y buscar comida. Fuimos a rescatarlos y ahora viven tranquilos en el santuario con más amiguitos.