Apolo es un American Standfof, que fue rescatado de una familia irresponsable que le tenía en pésimas condiciones y le maltrataban.

A pesar de ello, adora a los humanos. Le encanta dar abrazos.

Es un perro muy tranquilo para la raza que es, pero necesita actividad.