Este bombón es Bombón, no podía llamarse de otra forma, porque dan ganas de comértelo. Es un gatito muy sensible, cariñoso y juguetón, demasiado adorable y pequeño para estar en la protectora. Necesita una familia cuanto antes, que le de todo el amor y protección que él se merece.