Boomer se recogió de debajo de un coche. Tenía un ojo muy mal y se lo tuvieron que quitar. Es un gato muy cariñoso y busca una familia a la que dar y que le de mucho amor.