Dora y Bora son dos perritas que su dueño cazador desechó, después de tenerlas cazando y en un zulo lo que tienen de vida nos las entregó porque ya no las quería ni le servían. Son madre e hija y son adorables, muy buenas y tranquilas. Están deseando disfrutar de un hogar y de una camita en condiciones.