Esta adorable gatita andaba perdida y sola por la calle, pero la suerte se cruzó en su camino y una persona maravillosa decidió llevarla a casa, nos llamó y la recogimos. Es una gatita muy dulce y cariñosa, le encanta jugar y curiosearlo todo. Aunque cuando la encontraron estaba algo debilitada, esta luchadora tardó muy poquito en estar en plena forma. Ahora solo le falta un hogar definitivo que llenar de amor y diversión.