Esta preciosidad es Bryndza, una gatita que fue abandonada junto a su hermano en la puerta de una protectora, los metieron en una caja y allí los dejaron. Ella, a pesar de todo, es una gatita muy cariñosa y sociable que enseguida se ha adaptado a su nueva situación, él, aunque es muy cariñoso, aún se le nota muy triste y desubicado. Necesitan pronto una familia que no los separe y que los quiera para siempre, tanto y tan bien como ellos se merecen, porque los dos son amor del bueno.