Esta es Bunny, que con su corta vida ya le ha tocado duro. Esta niña calló de una altura a un lugar totalmente cerrado, no podía salir y estuvo varios días sin comida y sin agua, hasta que fue encontrada en muy mal estado. Fue directa al veterinario, donde estuvo hasta su recuperación. Ahora ya esta con nosotros totalmente recuperada. Es muy amante de la comida y es lo más amoroso del mundo. Después de tanto, espera una gran familia que la reciba y la ame como ella amará su hogar.