Calabria y todos sus hermanitos nacieron en una casa donde unas personas irresponsables tienen a su gatita sin castrar, por no gastarse dinero tienen camadas habitualmente y después o los matan en un cubo de agua o los abandonan en una caja. Ahora estos peques que no tienen culpa de nada buscan un hogar donde crecer y ser felices.