Este canijo, como bien dice su nombre, fue encontrado perdido, asustado y sin identificar por la calle, algún “ser” le había teñido el pelo de rosa, por eso se lo hemos tenido que cortar. Es un perro adorable, juguetón y súper cariñoso,  seis kilos de puro amor. Se lleva bien con otros perritos, con gatos y con todo el mundo, es muy sociable. Si quieres mejorar tu vida Canijo está dispuesto a hacerlo.