Conor es un perrito grandote que apareció rodando de un lado a otro por los caminos de campo y estaba muy desorientado, como estaba muy delgado pensamos que ha sido abandonado ya que estaba muy hambriento y se le notan todos los huesos. Es un cielo de perro y muy cariñosón. Ahora espera junto a sus amigos de la protectora a que alguien se enamore de él.