Esta preciosidad estaba perdido en la calle, como es un perrito encantador se iba con todo el mundo y finalmente alguien nos avisó. Ahora está a salvo, pero está muy triste, es muy cariñoso y juguetón, en la protectora se siente muy solo y lo pasa mal porque adora estar con personas. Necesita urgentemente una casa, una familia a la que llenar de amor.