Crunch es un gatito que fue rescatado de bebé, venía bastante mal y costó sacarlo adelante, pero gracias a su casa de acogida ha podido hacerlo.

Ahora que está fuerte está en la protectora esperando que alguien se fije en él y le brinde la oportunidad de formar parte de una familia. Él, os aseguramos, que va a dar mucho amor a cambio.