Dabo es un perro muy cariñoso y sociable, se lleva bien con todo el mundo. Es un cachorro grande que fue rescatado de una finca de ovejas donde no le hacían ni caso, llegó en los huesos y super desconfiado. Ahora todo eso quedó atrás, ha aprendido que no todos los humanos quieren hacerle daño, ha descubierto las caricias y le encantan. Solo le falta encontrar su hogar definitivo, uno tan bueno cómo él.