Dario es un galguito muy bueno y sociable que vivía en una rehala de galgos, los demás siempre le pegaban por lo que al final nos hemos hecho cargo de él antes que le pasara algo. Ahora se curará de sus heridas y espera paciente un hogar donde ser muy feliz.