Devin además de ser guapísimo, es un perro de 10, simpático, cariñoso, juguetón, se lleva bien con todo el mundo, perros, perras, gatos… incluso con los humanos, y eso que no tiene mucho que agradecernos, porque alguno le dejó tirado en la calle, y se le nota ese toquecito de miedo, que es poco y fácil de quitar, pero ahí está su herida en el corazón. Desde luego es un perrito adorable que solo busca que le quieran y que se merece encontrar una familia a su altura.