Este es Donete, tan dulce como su nombre, alguien lo encontró solito y llorando. Cuando lo recogimos y pudo comer, devoraba, estaba algo desnutrido. Ahora está en una casa de acogida atendido y a la espera de encontrar a su familia ideal, y cuanto antes mejor. Es un gato cariñoso, juguetón y como todos los bebés gato, de lo más divertido, no te lo pierdas.