Este es Emilio, un gatito casero que ha sido abandonado, ha llegado muy traumado, se nota que era un gatito que vivía sin otros gatos y feliz en su casita. Cada día que pasa va mejorando, pero le está costando mucho el cambio, nuevo lugar, nuevas personas y estar en compañía de otros gatos, todo nuevo para él. Pero a pesar de todo se nota que va a ser un gatito muy amoroso cuando todo eso pase, y aún más seguros de que pasaría antes si fuera en una casa, con una nueva familia.