Esta pequeña fue rescatada en un vertedero, llegó llena de pulgas, con moquitos y los ojos fatal. Con lo chiquitita que es ya ha pasado mucho. Va recuperándose y aprendiendo a comer solita. Es una gatita muy mimosa y juguetona que solo necesita un hogar, encontrar una familia que le de seguridad y amor.