Esta pequeña belleza fue encontrada solita en la calle, lloraba y lloraba. Por suerte una persona que estuvo viéndola solita todo el día la recogió y nos llamó. Está un poco asustada, pero enseguida ronronea. Es una gatita preciosa, simpática y está deseando descubrir la adicción a los mimos.