Esta preciosidad andaba perdida por las calles, se nota que ya ha vivido en una casa porque es una bebé acostumbrada a los mimos. Es toda una princesa, y como todos los gatitos muy, pero que muy, divertida. Solo le falta encontrar un hogar verdadero y para siempre.