Guiza es una gatita muy especial y sensible que recogimos junto a sus tres bebes lactantes aun. La pobre fue abandonada en una zona de chalets y se buscó la vida como pudo hasta que se refugio en el jardín de unos buenos vecinos que la cuidaron hasta que rescatamos a toda la familia. Ahora tanto ella como sus hijitos buscan un buen hogar donde ser muy felices.