Este guapetón y sus hermanos fueron encontrados solitos en la calle, su mamá no aparecía por ningún lado y estaban desamparados. Por suerte pudieron cogerse y ahora están esperando una familia que les de amor y protección. Son unos bebés algo tímidos, pero súper salados, en breve solo solicitaran mimos y mucho, mucho juego.