Esta dulzura y sus dos hermanitos fueron encontrados en muy malas condiciones, sucios y con los ojos tapados de legañas, después de limpiarlos vimos que cada uno de ellos había perdido un ojito, así que fueron directos al veterinario. Pero, aunque esto es muy triste, van a poder llevar una vida totalmente normal, solo necesitan a personas llenas de amor que les den la buena vida que tanto se merecen.