Esta preciosidad fue abandonada en una colonia felina, se arrimaba a todo el mundo que veía buscando cariño y nadie le hacía caso. Por suerte las alimentadoras de la colonia se dieron cuenta de que era una gatita sociable y la rescataron. Ahora espera un hogar definitivo donde vivir para siempre. Es una gata súper cariñosa, siempre está ronroneando, es juguetona y muy simpática.