Lagartija es una gatita maravillosa y muy juguetona.

La encontraron en la calle muy asustada, alguien de buen corazón se fijó en ella y llamó para que fuéramos a buscarla. Al día siguiente de llegar a la prote tuvo un parto prematuro, tanto estrés pudo con ella, le sobrevivieron dos preciosos gatitos que nacieron muy pequeñitos, y a pesar de que es una mamá primeriza los está sacando adelante y cada día están más guapos y grandes.