Maca (cruce de galgo) es una perrita adorable que se ha pasado casi toda su vida en un chenil. Cuando nos enteramos de su caso fuimos a por ella, tanto tiempo ahí metida la había vuelto muy tímida y desconfiada, así que fue directamente a una casa de acogida para empezar a confiar y  disfrutar un poco de la vida. Lleva poco tiempo y cada día está mejor, progresa muy rápido, es muy curiosa y eso le ha ayudado mucho en su recuperación. Necesita una casa donde la quieran tanto que compense una vida tan dura.