Este guapetón fue encontrado llorando solito por la calle, por suerte se cruzó en su camino una persona de gran corazón que decidió llevarlo a casa y avisarnos. Es súper cariñoso y juguetón. Nada le gusta más que unos buenos mimitos. Está buscando un hogar al que llenar de amor, todo lo que tú le des, te lo devolverá por duplicado, no te lo pienses y mejora tu vida con Marshall.