A este guapetón le encontraron muy asustado en la calle, tenía un collar bastante apretado, por lo que sabemos que viene de vivir en una casa, pero, como tantas otras veces, no está identificado, la irresponsabilidad de las personas que no les da la gana de poner un simple chip hace sufrir a muchos gatos. Momo está muy asustado, le cuesta adaptarse a este sitio nuevo, le estamos dando mucho cariño para que pase rápido su miedo, pero no tenía porqué estar pasando por esto. Necesita pronto un hogar donde vivir feliz el resto de su vida, con una familia que le quiera y sea responsable.