A esta preciosa bebé aventurera la encontraron en el motor de un coche, sus lamentos llamaron la atención y gracias a ellos fue liberada. Tiene algo de miedo aún, todo es nuevo y desconocido para ella, pero eso sí, cuando la acurrucas se queda encantada, se nota que va a ser una viciosa de los mimos. Solo le hace falta alguien que le de todos esos mimos que va a demandar, seguro que quieres perdértelo?