Este osito amoroso fue encontrado solito y muy asustado, aunque costó mucho rescatarle por fin está a salvo. Llegó a la prote con mucho miedo, pero pronto descubrió los mimos y se ha vuelto adicto a ellos, por eso necesita encontrar una familia que se los de a diario a todas horas. Te animas a ser tú el encargado de sus mimos?