Pascua es una gatita muy joven que alguien abandonó cuando estaba muy malita en la calle. Cuando la rescatamos se fue directa al veterinario y estuvo ingresada unos días hasta que mejoro. Estaba desnutrida y con un constipado muy malo. Tenia marca de haber llevado un collar y es tan sumamente cariñosa que sabemos que se ha criado con personas. También es buena compañera de otros gatos. Espera su segunda oportunidad con inquietud.