Esta preciosidad fue encontrada en la calle, lloraba muy asustada, aunque al principio desconfiada y nos puso difícil hacernos con ella, no tardó mucho en darse cuenta de que lo que queríamos no era nada malo. Ahora ronronea con cada caricia, es una gatita muy simpática y cariñosa que busca un hogar responsable y definitivo.