Peseta es una gata muy casera, super buena que encontramos en una zona de polígono. Vivía bajo los coches y estaba totalmente negra y desaliñada. Creemos que lleva años abandonada buscándose la vida !!! por su aspecto y que pensamos que es algo mayor. Estaba en los huesos la pobre. Sin embargo algún día tuvo que tener un hogar ya que es muy dócil y amorosa. Es una gata tranquila que solo quiere cariño y estar bien atendida. Ojala encontremos quien le de una oportunidad para vivir lo que le quede de vida feliz.