Esta adorable pequeñaja ha tenido una vida muy dura, nunca ha sabido lo que era una caricia, cuando llegó le daba miedo que la tocaran. Pero enseguida se ha dado cuenta de que aquí nadie quiere hacerle daño, porque Peyton es una chica muy lista. Ahora solo quiere que le den mimos, le encanta jugar a la pelota y salir a pasear. Enseguida crea vínculo y te sigue a todos lados. Es una perrita ideal, que busca una familia igual de maravillosa que ella, para completarla y llenarla de amor y lametones