Picolín y sus hermanos vienen de una colonia de gatos callejeros donde están siendo controlados. Su mamá gata tuvo una camada y al cogerla para esterilizarla, su rescatadora se los llevo a casa para buscarles un hogar. Ahora esperan mientras trabajamos con ellos una oportunidad de que alguien les de un verdadero hogar.