Platillo y sus hermanitos son los hijos de Mazorca, su mama, que los tuvo cuando estaba abandonada y se capturó para esterilizar. Después de dos días de búsqueda los encontramos y ahora se están criando con ella en la protectora.  Ahora buscan un hogar donde crecer y vivir divinamente.