Este adorable chachorrito, junto a su hermano Cástor y la adorable Masha, vivían en una finca totalmente desatendidos, eran simples cosas para su anterior dueño, el cuál acabó en la cárcel, dejando abandonados a su suerte a estos tres ángeles. Por suerte, nos dieron el aviso y pudimos rescatarles a tiempo. Ahora te están esperando a ti, para que sepan, al fin, lo que es sentirse queridos, ellos te lo devolverán multiplicado.