Esta preciosidad fue abandonada en un garaje, cuando la encontraron estaba totalmente desamparada y con un ojito mal, por suerte las personas que la encontraron no la dejaron a su suerte y nos avisaron. A pesar de todo esta pequeña ronronea a todo el mundo con solo cogerla en brazos, es un amor. Ahora está esperando su hogar definitivo al que llenará de felicidad.