Este es Rocher, lo encontraron perdido junto a su hermano Ferrero, iban siguiendo a todas las personas que pasaban, hasta que alguien nos llamó. Son dos perritos adorables, simpáticos y muy sensibles. Dos bebés que no podemos dejar que crezcan en la protectora, necesitan rápido un hogar en el que poder ser felices y hacer felices a sus familias.