Rodolfo es un gallo al que ya no querían, iba a ser sacrificado, pero no podíamos permitirlo, así que lo recogimos y lo llevamos a nuestro santuario donde vivirá feliz y seguro toda su vida.