Sacarina y su hermanita Fruitti son unas perritas adorables que encontraron en la cuneta de una carretera dando vueltas exhaustas y muertas de miedo. Por lo sucias que estaban no deberían de venir de muy buen sitio. Por suerte las recogimos y ahora necesitan un buen hogar donde crecer felices y nunca más ser abandonadas como un mueble.