Siria es una gatita que a pesar de su corta edad ya conoce el abandono. La dejaron en la puerta de un comercio y se iba detrás de todo el mundo pidiendo cariño y cobijo. Allí pasó varios días sin que nadie se la llevara a casa hasta que la recogimos agotada y hambrienta. Ahora busca un hogar muy responsable y amoroso donde pasar el resto de su vida.