Este pequeño y sus hermanos fueron encontrados en el vertedero, venían súper sucios, con los ojos completamente cerrados y llenos de legañas y con rinotraqueitis. Ahora ya podemos ver esos hermosos ojos y están recuperándose muy rápido. Son una monada los tres, súper graciosos, te siguen y te buscan, muy cariñosos y juguetones. Necesitan un hogar que les de todo lo que se merecen y ellos a cambio llenarán ese hogar de plena felicidad.