Summer fue abandonada junto a su madre y sus hermanos, los encontraron metidos en un canal de un pueblo, por suerte el agua no les cubría, pero les llegaba hasta el lomo, suponemos que la mamá se cayó y los hijos la siguieron. Con nosotros han venido estas dos bebés grandes de tan solo ocho meses, que ya han sufrido el abandono y la crueldad del ser humano. A pesar de todo no nos guardan rencor y son súper cariñosas, juguetonas y entretenidas, como corresponde a su edad. Son el antídoto perfecto para el aburrimiento y la vida rutinaria, así qué, si quieres darle alegría y diversión a tu día a día nuestra pequeña Summer te esta esperando.