Telma y sus tres hermanitos nacieron fruto de una gata callejera que se refugiaba en una nave y la cuidaban allí  dándola cobijo y alimentándola. Después vino preñada y tuvo a estos lindos peques. Ahora ya está esterilizada y vive allí pero estos pobrecitos que son adorables necesitan una familia donde ser felices y queridos.