Este precioso bebé fue encontrado a las afueras de un pueblo, estaba solo y perdido. Por suerte se cruzó con alguien que no miró hacia otro lado, nos dieron aviso y fuimos a buscarle. Ahora está a salvo y calentito, pero necesita una familia con urgencia, no puede criarse en la protectora. Es un perrito adorable y super achuchable, simpático, cariñoso y juguetón. Está preparado para alegrar y llenar de vida un hogar afortunado. No podemos permitir que se haga mayor sin una familia.