Trampa es un delicia de perrita, aunque pensamos que ha sido bastante maltratada ya que ha llegado con mucho miedo, seguro que poco a poco conseguimos que vaya confiando en los humanos y olvide su oscuro pasado. Trampa estuvo varios días merodeando muerta de frió y de hambre por una zona de campo donde hay solo fabricas y cruzando una peligrosa carretera que frecuentaba ya que se alimentaba de los animalitos muertos de la cuneta allí la engañamos desde la finca cercana de un vecino que colaboró enormemente y así poder cogerla. Su nueva vida ha comenzado y necesita un hogar muy amoroso donde vivir como una reina.